Desde la primera pelotita (coser ya era una terapia anterior) estudiarla, construirla, compartirla y ver los resultados de ese trabajo, todo fue terapéutico y acompaño mi puerperio.

Poco a poco fue cambiando la forma y escribir se transformó en la segunda modalidad de tratamiento 😅, como una forma de descarga o catarsis con el universo.

Me dio lugar a compartir, aprender y vivir una crianza que no tuve.

Hace unos días en una asesoría con @mariel_bonnefon yo le hablaba de la dificultad de dar lo que no tuviste y ella me hablaba de que somos una generación “bisagra” nos toca aprender y CREAR lo que no tuvimos, y dar, dar y CRIAR, porque nos lo merecemos, porque aunque no lo tuvimos de niños, sí que lo podemos vivir ahora.

Esa #mamonterapia me permitió soltar muchas cosas y recibir muchas más. La más importante es acompañamiento.

A medida que está red crece (y que la vida transcurre) van apareciendo miedos y responsabilidades que por momentos me hacen dudar si debería compartirlo o no, un poco por ese chip implantado de no permitir que lo personal afecte lo profesional 🤷🏻‍♀️ y otro poco por querer faltar a la cita con el terapeuta 🙈 para no escucharme hablar.

En fin, todo esto es para decirles que Mamón somos nosotros, mi familia, lo que nos diferencia de otra marca de juguetes es que las personas en Mamón somos únicas y sin nuestras vivencias, nuestros problemas, nuestras dudas y también nuestros miedos Mamón no existe.

Así que vuelvo a encarar mi terapia y a agradecer a quienes de ese lado de esta pantalla siempre están.

Espero no aburrir con mi #soymamadedosymuerodemiedo pero estaría necesitando guías en esta nueva etapa y ustedes han sido siempre muy sabias.

Me cuentan que cosas les daban miedo con el segundo embarazo?

PD: escribo esto mientras espero por la curva de glicemia 🤢