Mini Carrito

Agotado

María, mucho gusto

$ 5.320

María Montessori entró a mi vida para enseñarme a mirar a MI hija, me mostró que se puede “descubrir al niño” como lo hizo ella pero para descubrir a JULIA, María también me necesitaba a mi, no a mi Clarisse 😅, a mi (y a vos) el adulto responsable por el cuidado de mi niña.
Su método es una “ayuda para la vida” como lo dijo ella misma. Una ayuda para que cada niño tenga la libertad de alcanzar SU máximo potencial.

Agotado

Quiero recibir una notificación cuando vuelva a estar en stock.

SKU: maria-mucho-gusto Categoría:

Descripción

Más o menos así fue como el método Montessori entró a mi vida 😅.
Parados nosotros tres frente a una doctora que nos contaba todas las dificultades que tendría mi hija yo no podía parar de pensar en cómo iba a hacer para demostrarle a esa mujer que estaba equivocada.
Ya venía viendo miles de actividades para “estimular”, ya que esa era la recomendación que había recibido hasta ese día. Tenía mil carpetas de Pinterest donde muchas actividades que resonaban más con lo que yo sentía que era correcto incluían la palabra Montessori, y digo palabra y no nombre porque no tenía ni idea de quién era, para mi simplemente era el apellido de un tipo (sí, pensé que era hombre 🤦🏻‍♀️) que inventaba juegos didácticos.
Creía que esos juegos iban a ayudar a que Juli alcanzara el “máximo potencial”, léase, le iba a demostrar a esa doctora que estaba equivocada y mi hija podría tener un desarrollo “normal”.
Pero estaba equivocada.
No en el camino, el camino era el correcto, pero no llegué a donde creía que llegaría.
Una vez que me encontré con el miedo (real) de pensar en el futuro de mi hija, tuve la inmensa necesidad de estudiar, leer, informarme, devorar todo el conocimiento posible para hacerle frente.
Y ahí como quién se presenta con humildad sin pretenciones, la encontré a ella.
María Montessori entró a mi vida para enseñarme a mirar a MI hija, me mostró que se puede “descubrir al niño” como lo hizo ella pero para descubrir a JULIA, María también me necesitaba a mi, no a mi Clarisse 😅, a mi (y a vos) el adulto responsable por el cuidado de mi niña.
Su método es una “ayuda para la vida” como lo dijo ella misma. Una ayuda para que cada niño tenga la libertad de alcanzar SU máximo potencial.
SU MÁXIMO POTENCIAL, el que pueda y quiera alcanzar.
No el que cree la doctora, no el que cree mamá, no el que la sociedad espera que alcance con una gráfica en un librito.
El suyo.
María me mostró que habían algunas cosas comunes a todos los niños, científicamente comprobadas y que podían ser esa base firme que todos necesitamos para trabajar.
Me enseñó que para llegar a entenderlo yo tenía que trabajarlo en mí, no en Juli. Para ser realmente una ayuda para su vida primero yo tenía que poder cambiar mi mirada.
Sé lo que cuesta.
Pero también sé cuán transformador puede ser ese proceso y la inmensa felicidad que te da recorrer ese camino.
Estás por dar el primer paso.
Te la voy a presentar como ella lo hizo conmigo, sin pretenciones, pero con el potencial de transformar tu vida.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “María, mucho gusto”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Productos Relacionados

Agotado

Quiero recibir una notificación cuando vuelva a estar en stock.