Adivinen quién se mueve mucho en la panza?👶🏻
A Gerónimo no le importa nada, está en su ambiente, no tiene horarios, quizás cuando duermo se le ocurre que es la hora de los ejercicios, o en la ecografía quiere dormir (o ponerse de espalda).
Tiene un espacio que se va adaptando a su crecimiento y que le da todo lo que necesita. ¿En qué momento eso cambia?
Nacen y queremos que se sienten, se sientan y queremos que caminen, caminan y queremos que corran, y cuando corren queremos que se queden sentados.

Cuando estábamos esperando a Juli nos preocupamos de prepararle el espacio, tenía su cuarto aparte ,😲 una sillita vibratoria con cinto de seguridad que evitaba que se girara 🙈 y hasta un gimnasio super estimulante con muchísimos colores.🤦‍♀️ Tuvimos la suerte de que nació prematura y no llegamos a comprar una cuna hermosisima, con varios niveles para que a medida que creciera aumentara la altura de los barrotes sin dejar de ser cómoda para cuando la teníamos que levantar.🤷‍♀️ Ella tan maestra no solo nació antes y nos evitó varios gastos sino que además vino con un papelito que decía “acá los tiempos los voy a marcar yo”, y prácticamente nos dijo siéntense y prepárense porque se van a frustrar, van a sentir un montón de ansiedad y van a tener más de un berrinche, pero tranquilos porque si prestan atención van a poder aprender muy rápido y les va a encantar este camino.

Pero la mayoría de las veces los papás tenemos la suerte de que todo salga bien y nadie nos entrega ese papelito que nos prepara para lo que se viene, y toca entrar al salón sin saber muy bien de qué se trata eso de ser el adulto responsable.

Entonces la clase es más larga y ellos están ahí tratando de enseñarnos que necesitan moverse, investigar, conocer el mundo, absorber de cada lugar y de cada persona de su vida toda la información para crecer, y nosotros pensando que somos los maestros tratando de “moldearlos” al ambiente y con nuestra palabra preferida en la punta de la lengua pronta para el ataque: NO corras, NO saltes, NO toques. ¿En qué momento dejamos de ser la panza?

En la panza tienen un ambiente en el cual se pueden mover cómo y cuándo quieren, que aumenta su tamaño para que sea adecuado al bebé, que le proporciona alimento, calor y seguridad. Hace que todo el cuerpo trabaje para adaptarse a ese huésped, y cuando ya está preparado y toma la decisión, lo deja ir, porque confía en que aprendió lo necesario para vivir fuera de ella.
Todos los niños vienen a enseñarnos algo y Gerónimo ya empezó las clases.